Compartiendo Esperanza

En un mundo tan frágil, tan fracturado, deambulamos como multitud muchas veces sin sentido, algunos ya estamos cansados de caminar así. Es como una lucha de zombies, donde es fácil contagiarse. La diferencia es que aquí nadie es zombie, todos somos seres humanos. A muchos el dolor los cega, y se revelan contra el mundo como si éste tuviera la culpa, dando golpes, tratando de lastimar al que tienen a lado, queriendo sacar su coraje, envidiando, odiando.

Pero los que aún creemos que hay esperanza, queremos compartirla. No desde el punto de imponer ideas y creencias, sino desde un simple caminar y ayudar. Habrá quien se identifique con nuestro sentir, y compre esa esperanza para sí. Una persona con esperanza es capaz de ver luz en su camino, de perdonar, seguir y estimular a los demás.

Si eres de los que aún tienes esperanza, ¡compártela!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *