Energía Positiva

“La energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma”.

Todos somos energía, nuestros movimientos, nuestro entorno, nuestro interior. Muchas veces puede estar estática, pero si interviene una fuerza, el resultado es el movimiento, y éste depende de la presión que se ejerza.

Un ambiente sereno, es el resultado de un fluir de energía constante, sin choques, sin turbulencia, sin presión y sin tormenta.

La energía no se puede crear a sí misma, pues es eterna e infinita. La energía es Dios que se refleja a través de todo lo creado. Es como el agua, puede estar quieta o en movimiento suave, si se estanca y no fluye es presa de bacterias, hongos, moho, se descompone y pierde su función, que es dar vida. Si fluye, proporciona salud y bienestar. Pero si se ejerce una fuerza abrupta, esta agua que es saludable puede ser una agresión a nuestra vida y la naturaleza misma. Así es la energía interior, si se le mueve, (voluntad) la energía fluye y alimenta nuestra alma y la de los demás, mantiene un equilibrio. Pero si se obliga, deja de ser natural y se torna agresiva en respuesta a la imposición de ideas.

Por lo  tanto de acuerdo a la ley de la conservación de la energía, que dice que ésta no se crea ni se destruye, sólo se transforma, podemos transformar vidas, lograr un equilibrio, fluir con nuestra vida y nuestro entorno. Sólo basta causar el movimiento. Y así como el agua, que con el toque de un dedo causa un impulso en circular, mover nuestra alma y cuerpo en forma positiva,  causará el movimiento de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *