Fe

Dicen que la fe mueve montañas. Por mucho tiempo traté de hacerlo sólo con mi mirada. Hasta que decidí poner mi fuerza, corazón y alma, me dí cuenta que mucha gente a mi al rededor me ayudaba, fue entonces cuando entendí realmente cómo funciona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *